Curso experto en coaching jóvenes y familias

El viernes día 15 de junio a las 16h, impartimos la segunda entrega del curso experto en coaching jóvenes y familias. Estuvo centrado en el sistema familiar. Trabajamos herramientas para que los futuros expertos en coaching jóvenes puedan también trabajar con las familias. Trabajamos las toxinas de las relaciones y la sabiduría de la famailia entre otras muchas y útiles herramientas. cerramos el curso componiendo una canción entre todos para construir un mundo mejor.

La autoestima basada en un like

El reconocimiento auténtico viene del Ser interior y no del exterior

 

Estamos viviendo una época de grandes cambios sociales y tecnológicos. Es increíblemente práctico el podernos comunicar con el resto del planeta en un segundo, y además de conectar fácilmente con personas de toda el planeta, podemos transmitir y exponer nuestros proyectos al mundo y por lo tanto tener muchas más ocasiones de tener éxito en cualquier ámbito. Sin embargo, todavía estamos en periodo de prueba, en rodaje y muchas veces relacionamos el éxito y la autoestima con el número seguidores o de likes obtenidos en una publicación.

Reconocerse a uno mismo, quererse y valorarse, poco tiene que ver con buscar likes en las redes sociales. Requiere conectar con la fuerza interior, con nuestro esencia. Tener una autoestima sana, no es fácil, requiere haber tenido un vínculo sano con nuestros progenitores, o haber hecho un trabajo profundo de crecimiento personal. Por eso, buscar reconocimiento en las redes sociales, que es lo mismo que obtener reconocimiento exprés, se ha convertido en un oasis para la autoestima.

Hay personas que ven en los likes un medidor de popularidad. Si tienes muchos eres muy popular, exitoso y si no, un friki. Incluso hay gente que tiene en cuenta la hora en la que cuelgan sus contenidos para conseguir más likes.

Hablamos mucho de los jóvenes pero la verdad es que los adultos estamos igual de enganchados que los jóvenes, y yo diría que las utilizamos peor ya que no hemos crecido con las redes sociales.

Buscar reconocimiento del exterior, es buscar el reconocimiento en los demás y no en uno mismo. Hoy en día uno puede construir una identidad digital creándose un perfil que no tiene porque coincidir con la realidad. Uno puede esconderse detrás de un perfil falso. Hay personas que les cuesta relacionarse y que se esconden en las redes sociales. Al final uno puede construirse un perfil y no tener nada que ver con la realidad.

Esto está causando mucho daño a algunos jóvenes que ven más fácil esconderse en las redes sociales que salir con los amigos. Incluso juegan a juegos de ordenador para relacionarse con otros chicos ante lo que se les hace cuesta arriba relacionarse cara a cara.

Si se utilizan las redes sociales para compartir o exponer ideas y proyectos, es maravilloso ya que podemos conectar con el mundo entero para ello. El problema viene cuando una persona no tiene una autoestima sana y entra en una persecución de likes, y se preocupa más de buscar la foto o el like, que de experimentar la vida.

La consecuencia es que su vida gira alrededor de los likes o de un reconocimiento que viene de afuera y no de su Ser. Eso le puede llevar a distanciarse más de si mismo y renunciar a lo que quiere y siente de verdad además de sentir la presión de tener que conseguir likes. Esa necesidad de estar buscando continuamente la aprobación de los demás puede cambiar su forma de vivir y eso si que puede llegar a ser patológico.

Esperemos que las redes sociales sea algo útil para comunicarnos, para hablar de nuestros proyectos y no una búsqueda desenfrenada de likes colmar nuestro narcisismo, o en el peor de los casos para aumentar nuestra falta de autoestima.

Webinar para Asesco “Construyendo un mañana mejor”

Coaches, docentes, terapeutas, padres…educadores, la forma de educar a la antigua: a base de premios y castigos, ya no funciona.  Unámonos para cambiar la forma de educar. Una nueva forma de educar que se adapte a los vertiginosos cambios sociales y tecnológicos. Una nueva forma de educar desde la confianza el respeto y creando vínculos afectivos y enfocándose en lo positivo y reconocer el valor. Y sobre todo ayudando a los jóvenes conecten con su fuerza interior.

 

Conferencia ICF España – Construyendo un mañana mejor

Conferencia webinar ICF- Coaching dirigido a jóvenes y familias

Construyendo un mañana mejor es un proyecto que estamos haciendo mi compañero Carles Ventura, y yo. Estamos creando un método para facilitarlo a futuros coaches de jóvenes y familias. Creemos que es muy necesario expandir este tipo de coaching ya que estamos viendo mucha desmotivación por parte de los jóvenes en la aulas y conflictos en las familias por el mismo motivos.. El coaching es un muy buena metodología para motivar desde el interior a los jóvenes y ayudar a crear un espacio fértil en las familias para que se formen los líderes del futuro.

Agenda:
Esta sesión se dirige a coaches que quieran conocer mejor algunas de las características distintivas del coaching a jóvenes y familias:
– Los temores a los que nos enfrentamos al coachear a este público. ¿Cuáles son? ¿Hasta qué punto son reales o sólo creencias?
– Los 4 pilares sobre los que se asienta este tipo de coaching y que permiten hacer un coaching potente.
– La actitud necesaria por parte del coach para dar el máximo de sí mismo y obtener el máximo potencial del cliente.

Puntos clave de la conferencia:
1. El coaching de jóvenes y familias una excelente elección ante los conflictos generados en las familias por los grandes cambios tecnológicos y sociales, y el anticuado sistema educativo.
2. Los 4 pilares del coaching a jóvenes y familias
3. ¿Quién debe ser el coach para dar el máximo con este público?
4. El coaching familiar ayuda a la familia a crear una atmósfera fértil para el desarrollo del potencial de los hijos.
5. Los temas que más recurrentes que traen a las sesiones de coaching a jóvenes y

Crea la familia que quieres: tenemos la responsabilidad de crear un entorno sano y amoroso con la familia que creemos.

Nunca cortes lo que se puede desatar, pero a veces, hay nudos gordianos que requieren un corte total y rápido”

Las familias son sagradas, son clanes dónde sentirse protegido y poder crecer, dónde aprender costumbres y valores culturales y sociales. Es dónde te enseñan la forma de vivir y donde nos nutrimos en todos los sentidos.

Desgraciadamente no siempre es así, esa familia que nos tendría que proteger puede que no sólo no nos proteja sino que incluso nos hiera. Las luchas de poder, de dinero o las dependencias emocionales favorecen los celos y reproches, puede que los miembros de nuestra familia no sólo no nos protejan sino que, si no hacemos lo que nos dicen, nos aparten.

La mayoría de conflictos y los acontecimientos negativos permanecen en secreto entre los miembros de la familia y hay una especie de censura  para aceptar que no todas las familias son nutritivas para el sistema. Es necesario tomar conciencia de los conflictos, de lo que está pasando y conocer la verdad por mucho que duela, para poder empezar a construir relaciones satisfactorias. Muchos de estos conflictos tienen que ver con la forma de relacionarse a través de las cuatro toxinas que coartan y destruyen la comunicación que son: culpar o criticar, amurallarse o aislarse, estar a la defensiva y el desprecio, que además es dañino para la salud y puede hacer que enfermemos. Todos utilizamos estas toxinas, sin embargo, si la forma de relacionarse está basada de una forma cuantitativa y cualitativa en ellas, el sistema se vuelve tóxico con el consecuente sufrimiento para sus miembros.

Según Hellinger, las familias tienen un alma en común y cualquier cosa que le suceda a un miembro de la familia influye en los demás y nadie que pertenezca a ese campo puede ser excluido. Por esa razón, si no se respetan los “órdenes del amor” donde cada uno tiene su lugar en la familia, algún miembro podría enfermar en esa generación o en las venideras, ya que es una forma de poner atención en algo que hay que sanar. Cada uno tiene su sitio y debe ser respetado y valorado.

¿Qué hacer cuando esto ocurre? Lo primero que hay que hacer es ser conscientes de lo que está ocurriendo. Una vez que somos conscientes de ello, gestionar las emociones y no aceptar todo con tal de pertenecer al clan. Todo tiene un límite, y si el nudo no se puede deshacer, hay que cortarlo por mucho que duela.

Si no hemos nacido en un entorno amoroso, debemos ser capaces de generarlo en nuestra propia familia. Es nuestra responsabilidad hacerlo y todos somos capaces de conseguirlo. Para ello primero hemos de cortar el círculo vicioso, no hacer lo mismo que nuestros progenitores hacían sino pensar que es lo que queremos crear. No educar como nos educaron, sino con conciencia y si es necesario prepararse para ello. Tenemos todo tipo de información y recursos en internet. Antaño no existían los recursos que hay ahora, hoy en día no hay excusa; tenemos muchas oportunidades de todo tipo para crecer y desarrollarnos como personas y eso será una garantía para vivir en armonía con la familia que hemos creado.

Para prever que la familia hayan conflictos serios cuando los progenitores son mayores, es muy importante crear un ambiente en la familia basado en el respeto, la generosidad y la confianza, un ambiente propicio para que crear valor ya desde que se forma la pareja. Crear sinergias y aprovechar las vicisitudes para crecer juntos .

En Coaching Bouton, se hacen sesiones de coaching familiares con metodología sistémica basada en las técnicas y herramientas de ORSC. Las familias son una tercera entidad que la forman todos sus miembros, y lo que cada uno de ellos hace repercute en esta tercera entidad o sistema relacional. Entre otras muchas cosas  estos son algunos de los objetivos que se pueden conseguir con sesiones de coaching familiares: mejorar la comunicación, resolución de conflictos, clarificar los valores base que servirá de guía a la familia a la hora de tomar decisiones, reconocer y aumentar la autoestima de los miembros de la familia, aprender a respetar y dejar espacio vital a todos los miembros de la familia, dejar roles funcionales inadecuados para que cada uno tenga un rol en la familia adecuado y coherente.

Quizás no podamos hacer nada y necesitemos cortar la cuerda en lugar de desatarla con nuestra familia de origen, pero si tenemos la responsabilidad de crear un entorno sano y amoroso con la familia que creemos.

Lourdes Pérez Bouton

Coach personal y de familias

PCC, CPCC, ORSC

 

¡Baila con el Universo!

La soledad elegida nos puede hacer bailar al ritmo del Universo

El sentimiento de la soledad puede fluctuar desde no conseguir intimar con los demás hasta un profundo dolor por haber sufrido bullyng 

Para algunas personas la palabra soledad puede ser sinónimo de abandono, sobre todo para las personas que son dependientes emocionalmente, y suelen anteponer las relaciones con los demás por encima de todo, incluso de si mismos y de su ocupación profesional con la consiguiente carga de sufrimiento que eso puede implicar.

Pero donde realmente la soledad es dolorosa, es cuando una persona no se siente respetada ni valorada por una familia, grupo de estudio o de trabajo. Puede ser desde sutiles desprecios hasta incluso llegar la persona a sufrir bullyng.

Lo curioso de todo esto, es ver como muchas veces la mayoría de personas de esa familia o grupo, confluyen con la que aparta o maltrata psicológicamente y nadie levanta la voz por la supuesta víctima.

Cuando la soledad es elegida es una fuente de creatividad, crecimiento personal y bienestar.

No es de estas dos situaciones anteriores de las que quiero hablar, sino de la soledad elegida, la que nos permite ir más allá de nosotros mismos: más allá de nuestro cuerpo, mente y emociones. La que nos permite conectar con nuestra esencia, con ese potencial ilimitado que todos tenemos en nuestro interior.  La soledad elegida puede ser un momento de relajo donde aflore la inspiración y la creatividad. En soledad, el ser humano escribe libros, compone música, pinta cuadros…la mayoría de obras de arte se han hecho en solitario.

La soledad es necesaria para sentir y explorar nuestras emociones. Es necesaria para conectar profundamente con la naturaleza y sentir que formamos parte de un todo. Para hacer introspección y conocernos a nosotros mismo y preguntarnos quiénes somos y que queremos.

Sólo cuando estamos solos podemos conectar con quienes somos de verdad, bucear en nuestro interior y sentir nuestra esencia. Esa esencia es una fuente de potencial ilimitado donde todo es posible. Sólo cuando estamos solos podemos ir más allá de nosotros mismos y conectar con el amor y no me refiero al concepto romántico sino a la energía universal. Cuando lo hacemos, ya no nos sentimos solos, ya que conectamos con algo más grande, con la bondad e inteligencia del Universo.

No importa si nuestras vidas pasan por momentos muy complicados o tenemos conflictos con personas, siempre podemos recurrir a ese espacio seguro, a esa conciencia colectiva. A lo que Deepak Chopra llama la gran fuerza organizadora y unificadora del Universo.

Todos podemos acceder a esta fuente de amor y bienestar, sólo tenemos que parar la mente, parar el parloteo mental y focalizar la atención en nuestra respiración y en nuestro cuerpo. Entonces es cuando vamos más allá de nosotros mismos. Más allá de nuestro cuerpo, mente y emociones. Si además evocamos sentimientos de amor y de compasión, nos unimos a la conciencia colectiva y entonces podemos sentir que no estamos solos y que pertenecemos a algo muy grande e inspirador. Desde ahí todo es posible, hasta los milagros. Y entonces ¡podremos bailar al ritmo del Universo!

¿Eres inteligente?

La pregunta no es si somos inteligentes. sino de qué manera lo somos

Estoy en una clase de tonificación en el gimnasio. El profesor va marcando unos movimientos específicos y un ritmo. Normalmente somos bastantes personas en la clase. Esta vez sólo somos cuatro. No puedo evitar mirar a la chica que está delante de mi ya que no sigue el ritmo, ni los movimientos. Se mueve con retraso y no logra hacerlo con un mínimo de coordinación. A simple vista la situación parece cómica pero si me fijo veo la tenacidad que muestra al seguir hasta el final sin ningún titubeo a pesar de las limitaciones que parece tener.

Está claro que esta chica tiene muchos talentos y fortalezas, entre ellas, la disciplina y la tenacidad. Sin embargo, no tiene muy desarrollada la inteligencia kinestésica o deportiva que incluye habilidades físicas como la coordinación, el equilibrio y la velocidad entre otras.

¿Qué pasaría si creáramos todo el sistema educativo alrededor de este tipo de inteligencia, la deportiva o kinestésica?, entonces a los jóvenes que no fueran deportistas los tacharíamos de patosos ya que no llegan al nivel. Les tendríamos que poner todo tipo de refuerzos para conseguir la flexibilidad o destreza ideal.
Eso es exactamente lo que está pasando ahora en las aulas; se valoran mucho las capacidades cognitivas en detrimento de otros tipos de inteligencias. El precio es que muchos jóvenes con otros tipos de inteligencias más desarrolladas que la cognitiva se sienten desmotivados, desvalorados y tristes.

Gracias al psicólogo Howard Gardner sabemos que las inteligencias múltiples son: espacial, lingüística, lógico-matemática, corporal o kinestésica, intrapersonal, interpersonal, musical y naturalista, y yo añadiría la inteligencia espiritual y la ejecutiva. Y gracias al educador y escritor Ken Robinson sabemos que cada uno de nosotros tenemos habilidades especiales que nos hacen ser muy buenos en algo que nos llevará a tener una ocupación deseada. Además investigadores como Daniel Goleman consideran que la inteligencia cognitiva contribuye únicamente en un 20% del éxito y el otro 80% con aspectos relacionados con la inteligencia emocional.

Vivimos en una época de gran desarrollo tecnológico, todo está cambiando muy deprisa y el sistema educativo sigue igual que cuando se inventó en el siglo XIX para producir. Ahora no es válido. Hay un gran desconcierto en general en el sistema educativo, no sólo es lo que se enseña, sino en cómo enseñarlo. Está claro que hace falta un cambio si lo que queremos es educar para ser feliz, educar para que los chicos sean buenas personas, equilibradas y sanas. No basta con llenarles la cabeza de contenidos que además están colgados en una nube a un clic del ordenador.

Si lo que queremos es educar para ser feliz:
¿Porqué se da tanta importancia a las matemáticas y a la lingüística y se solapa la inteligencia social y emocional?.
¿Porqué es más importante saber resolver problemas de álgebra que leer música o conocerse a uno mismo?
¿Porqué los jóvenes permanecen 8 horas sentados detrás de un pupitre, si está demostrado que el aprendizaje es más eficaz si se hace experimentado?
¿Porqué aprenderse de memoria según que conceptos que están a un clic del ordenador?
¿Porqué aún hay profesores que recurren a las típicas técnicas de motivar desde el miedo de antaño?: Vas a suspender, te van a castigar etc…si para motivar a los jóvenes hace falta reconocerlos, inspirarlos y hacerles sentir pasión por lo que hacen?

Y sobre todo, ¿Porqué en general enseñan lo de siempre y de la misma manera?.
¿Qué tipo de educación necesitan los jóvenes para sentirse inspirados, confiados, reconocidos y con ganas de aprender?
¿Cómo sería una educación desde el amor y no desde el miedo? Desde luego la solución no es poner más exámenes.

Malos estudiantes que han sido grandes genios