Crea la familia que quieres: tenemos la responsabilidad de crear un entorno sano y amoroso con la familia que creemos.

Nunca cortes lo que se puede desatar, pero a veces, hay nudos gordianos que requieren un corte total y rápido”

Las familias son sagradas, son clanes dónde sentirse protegido y poder crecer, dónde aprender las costumbres y los valores culturales y sociales. Es al fin y al cabo dónde te enseñan la forma de vivir y donde nos nutrimos en todos los sentidos.

Desgraciadamente no siempre es así y esa familia que nos tendría que proteger se puede convertir en un campo de batalla. Esperamos que nuestra familia nos proteja, sin embargo muchas veces las luchas de poder, de dinero o las dependencias emocionales favorecen los celos y reproches, y puede que no sólo no nos protejan sino que incluso nos hieran.

La mayoría de conflictos y los acontecimientos negativos permanecen en secreto entre los miembros de la familia y hay una espacie de censura en general para aceptar que no todas las familias son nutritivas para el sistema. Es necesario tomar conciencia de los conflictos, de lo que está pasando y conocer la verdad por mucho que duela para poder empezar a construir relaciones satisfactorias. Muchos de estos conflictos tienen que ver en la forma de relacionarse a través de las cuatro toxinas que coartan y destruyen la comunicación que son: culpar o criticar, amurallarse o aislarse, estar a la defensiva que es otra forma de echar la culpa, y el desprecio, que además es dañino para la salud y puede hacer que enfermemos. Todos utilizamos estas toxinas, sin embargo, si la forma de relacionarse está basada de una forma cuantitativa y cualitativa en ellas,  el sistema se vuelve tóxico con el consecuente sufrimiento para sus miembros.

Según Hellinger, las familias tienen un alma en común y cualquier cosa que le suceda a un miembro de la familia influye en los demás y nadie que pertenezca a ese campo puede ser excluido. Por esa razón, si no se respetan los “órdenes del amor” donde cada uno tiene su lugar en la familia, algún miembro podría enfermar en esa generación o en las venideras ya que es una forma de poner atención en algo que hay que sanar. Cada uno tiene su sitio y debe ser respetado y valorado.

¿Qué hacer cuando esto ocurre? Lo primero que hay que hacer es ser conscientes de lo que está ocurriendo. Una vez que somos conscientes de ello, si no hemos nacido en un entorno amoroso, debemos se capaces de crearlo al crear nuestra propia familia. Es nuestra responsabilidad hacerlo y todos somos capaces de conseguirlo. Para ello primero hemos de cortar el círculo vicioso, no hacer lo mismo que nuestros progenitores hacían sino pensar que es lo que queremos crear. No educar como nos educaron, sino con conciencia y si es necesario prepararse para ello. Tenemos todo tipo de información y recursos en internet. Antaño no existían los recursos que ahora hay, hoy en día no hay excusa; tenemos muchas oportunidades de todo tipo para crecer y desarrollarnos como personas y eso será una garantía para vivir en armonía con la familia que hemos creado.

Para prever que la familia hayan conflictos serios cuando los progenitores son mayores, es muy importante crear un ambiente en la familia basado en el respeto, la generosidad y la confianza, un ambiente propicio para que crear valor ya desde que se forma la pareja. Crear sinergias y aprovechar las vicisitudes para crecer juntos .

En Coaching Bouton, se hacen sesiones de coaching familiares. Se utiliza una metodología sistémica basada en las técnicas y herramientas de ORSC. Las familias son una tercera entidad que la forman todos sus miembros, y lo que cada uno de ellos hace repercute en esta tercera entidad o sistema relacional. Entre otras muchas cosas  estos son algunos de los obetivos que se pueden conseguir con sesiones de coaching familiares: mejorar la comunicación, resolución de conflictos, clarificar los valores base que servirá de guía a la familia a la hora de tomar decisiones, reconocer y aumentar la autoestima de los miembros de la familia, aprender a respetar y dejar espacio vital a todos los miembros de la familia, dejar roles funcionales inadecuados y  cada uno tenga un rol en la familia adecuado y coherente.

Quizás no podamos hacer nada y necesitemos cortar la cuerda en lugar de desatarla con nuestra familia de origen, pero si tenemos la responsabilidad de crear un entorno sano y amoroso con la familia que creemos.

Lourdes Pérez Bouton

Coach personal y de familias

PCC, CPCC, ORSC

 

¡Baila con el Universo!

La soledad elegida nos puede hacer bailar al ritmo del Universo

El sentimiento de la soledad puede fluctuar desde no conseguir intimar con los demás hasta un profundo dolor por haber sufrido bullyng 

Para algunas personas la palabra soledad puede ser sinónimo de abandono, sobre todo para las personas que son dependientes emocionalmente, y suelen anteponer las relaciones con los demás por encima de todo, incluso de si mismos y de su ocupación profesional con la consiguiente carga de sufrimiento que eso puede implicar.

Pero donde realmente la soledad es dolorosa, es cuando una persona no se siente respetada ni valorada por una familia, grupo de estudio o de trabajo. Puede ser desde sutiles desprecios hasta incluso llegar la persona a sufrir bullyng.

Lo curioso de todo esto, es ver como muchas veces la mayoría de personas de esa familia o grupo, confluyen con la que aparta o maltrata psicológicamente y nadie levanta la voz por la supuesta víctima.

Cuando la soledad es elegida es una fuente de creatividad, crecimiento personal y bienestar.

No es de estas dos situaciones anteriores de las que quiero hablar, sino de la soledad elegida, la que nos permite ir más allá de nosotros mismos: más allá de nuestro cuerpo, mente y emociones. La que nos permite conectar con nuestra esencia, con ese potencial ilimitado que todos tenemos en nuestro interior.  La soledad elegida puede ser un momento de relajo donde aflore la inspiración y la creatividad. En soledad, el ser humano escribe libros, compone música, pinta cuadros…la mayoría de obras de arte se han hecho en solitario.

La soledad es necesaria para sentir y explorar nuestras emociones. Es necesaria para conectar profundamente con la naturaleza y sentir que formamos parte de un todo. Para hacer introspección y conocernos a nosotros mismo y preguntarnos quiénes somos y que queremos.

Sólo cuando estamos solos podemos conectar con quienes somos de verdad, bucear en nuestro interior y sentir nuestra esencia. Esa esencia es una fuente de potencial ilimitado donde todo es posible. Sólo cuando estamos solos podemos ir más allá de nosotros mismos y conectar con el amor y no me refiero al concepto romántico sino a la energía universal. Cuando lo hacemos, ya no nos sentimos solos, ya que conectamos con algo más grande, con la bondad e inteligencia del Universo.

No importa si nuestras vidas pasan por momentos muy complicados o tenemos conflictos con personas, siempre podemos recurrir a ese espacio seguro, a esa conciencia colectiva. A lo que Deepak Chopra llama la gran fuerza organizadora y unificadora del Universo.

Todos podemos acceder a esta fuente de amor y bienestar, sólo tenemos que parar la mente, parar el parloteo mental y focalizar la atención en nuestra respiración y en nuestro cuerpo. Entonces es cuando vamos más allá de nosotros mismos. Más allá de nuestro cuerpo, mente y emociones. Si además evocamos sentimientos de amor y de compasión, nos unimos a la conciencia colectiva y entonces podemos sentir que no estamos solos y que pertenecemos a algo muy grande e inspirador. Desde ahí todo es posible, hasta los milagros. Y entonces ¡podremos bailar al ritmo del Universo!

¿Eres inteligente?

La pregunta no es si somos inteligentes. sino de qué manera lo somos

Estoy en una clase de tonificación en el gimnasio. El profesor va marcando unos movimientos específicos y un ritmo. Normalmente somos bastantes personas en la clase. Esta vez sólo somos cuatro. No puedo evitar mirar a la chica que está delante de mi ya que no sigue el ritmo, ni los movimientos. Se mueve con retraso y no logra hacerlo con un mínimo de coordinación. A simple vista la situación parece cómica pero si me fijo veo la tenacidad que muestra al seguir hasta el final sin ningún titubeo a pesar de las limitaciones que parece tener.

Está claro que esta chica tiene muchos talentos y fortalezas, entre ellas, la disciplina y la tenacidad. Sin embargo, no tiene muy desarrollada la inteligencia kinestésica o deportiva que incluye habilidades físicas como la coordinación, el equilibrio y la velocidad entre otras.

¿Qué pasaría si creáramos todo el sistema educativo alrededor de este tipo de inteligencia, la deportiva o kinestésica?, entonces a los jóvenes que no fueran deportistas los tacharíamos de patosos ya que no llegan al nivel. Les tendríamos que poner todo tipo de refuerzos para conseguir la flexibilidad o destreza ideal.
Eso es exactamente lo que está pasando ahora en las aulas; se valoran mucho las capacidades cognitivas en detrimento de otros tipos de inteligencias. El precio es que muchos jóvenes con otros tipos de inteligencias más desarrolladas que la cognitiva se sienten desmotivados, desvalorados y tristes.

Gracias al psicólogo Howard Gardner sabemos que las inteligencias múltiples son: espacial, lingüística, lógico-matemática, corporal o kinestésica, intrapersonal, interpersonal, musical y naturalista, y yo añadiría la inteligencia espiritual y la ejecutiva. Y gracias al educador y escritor Ken Robinson sabemos que cada uno de nosotros tenemos habilidades especiales que nos hacen ser muy buenos en algo que nos llevará a tener una ocupación deseada. Además investigadores como Daniel Goleman consideran que la inteligencia cognitiva contribuye únicamente en un 20% del éxito y el otro 80% con aspectos relacionados con la inteligencia emocional.

Vivimos en una época de gran desarrollo tecnológico, todo está cambiando muy deprisa y el sistema educativo sigue igual que cuando se inventó en el siglo XIX para producir. Ahora no es válido. Hay un gran desconcierto en general en el sistema educativo, no sólo es lo que se enseña, sino en cómo enseñarlo. Está claro que hace falta un cambio si lo que queremos es educar para ser feliz, educar para que los chicos sean buenas personas, equilibradas y sanas. No basta con llenarles la cabeza de contenidos que además están colgados en una nube a un clic del ordenador.

Si lo que queremos es educar para ser feliz:
¿Porqué se da tanta importancia a las matemáticas y a la lingüística y se solapa la inteligencia social y emocional?.
¿Porqué es más importante saber resolver problemas de álgebra que leer música o conocerse a uno mismo?
¿Porqué los jóvenes permanecen 8 horas sentados detrás de un pupitre, si está demostrado que el aprendizaje es más eficaz si se hace experimentado?
¿Porqué aprenderse de memoria según que conceptos que están a un clic del ordenador?
¿Porqué aún hay profesores que recurren a las típicas técnicas de motivar desde el miedo de antaño?: Vas a suspender, te van a castigar etc…si para motivar a los jóvenes hace falta reconocerlos, inspirarlos y hacerles sentir pasión por lo que hacen?

Y sobre todo, ¿Porqué en general enseñan lo de siempre y de la misma manera?.
¿Qué tipo de educación necesitan los jóvenes para sentirse inspirados, confiados, reconocidos y con ganas de aprender?
¿Cómo sería una educación desde el amor y no desde el miedo? Desde luego la solución no es poner más exámenes.

Malos estudiantes que han sido grandes genios

Entrevista Lourdes Bouton ABC

Lourdes Pérez Bouton es Lda. en Filosofía y Letras y tiene una extensa formación en coaching y liderazgo. Es responsable de Coaching Bouton y está especializada en coaching educativo y de familias. Ayuda a las personas y a los grupos a conectar con su esencia para que logren hacer realidad sus proyectos.

¿CÓMO NACE COACHING BOUTON?

Coaching Bouton nació de una forma natural. En el desarrollo de mi carrera profesional me percaté de que hay jóvenes con un potencial ilimitado que se sienten desmotivados para estudiar y cumplir con las responsabilidades propias de su edad.  A veces es por sobreprotección y a veces por excesiva presión. A estos jóvenes, en Coaching Bouton se les refuerza conectándoles con su fuerza interior y ayudándoles a construir su identidad con una autoestima sana sobre sus fortalezas y talentos. Me di cuenta de que no era suficiente hacer el proceso de coaching a los adolescentes sino que tenía que ayudar a la familia a conseguir crear un ambiente sano y fértil donde los jóvenes puedan desarrollar su potencial.

¿QUE DESTACARÍAS DE TI PROFESIONALMENTE?

Estoy al servicio de mis clientes y tengo fe ciega en sus posibilidades. Debajo de nuestros miedos, las personas estamos llenas de talento y de amor. Eso siempre es así. Para poder sacar eso a la luz, aunque la relación con el cliente es profesional, para mi es un acto de amor.  Intento conseguir una relación de total confianza e intimidad para que el cliente se sienta cómodo, crea en el proceso y pueda conectar con su interior y con quien de verdad es.

ERES ESPECIALISTA EN COACHING PARA ADOLESCENTES Y FAMILIAS

Muchos padres se suelen enfocar en las calificaciones escolares. Llega un momento que los chicos se desmotivan de tanto hacer cosas y estudiar sin saber muy bien para que. Un proceso de coaching en la edad de la adolescencia hace que los jóvenes conecten con su enorme potencial y descubran que tienen un líder interno y eso incrementa su seguridad y motivación.El coaching de relaciones ayuda a crear un ambiente sano basado en el respeto y la confianza para crear un fuerte vínculo familiar. Así es más fácil poner limites y evitar posibles riesgos o comportamientos tóxicos.

¿PUEDES DARNOS UN CONSEJO PARA COMUNICARNOS MEJOS CON NUESTROS HIJOS?

Antes que nada tengo que decir que en general los adolescentes no son problemáticos, solo están creándose como individuos y descubriendo quienes son. Lo más importante es que el adolescente sienta que confiamos en él.Otra cosa muy importante es reconocer sus logros, ya que es la forma de saber por donde tienen que ir. Hay que focalizarse en lo positivo y no en lo negativo. Somos el espejo donde ellos se miran para saber si van por buen camino. Si saben que confiamos en ellos y les damos reconocimiento cuando hagan las cosas bien, estarán abiertos a aceptar límites y responsabilidades. Y les ayudaremos a ser jóvenes seguros y con confianza en la vida.

 

Entrevista ABC

Abre tu corazón y escucha tus emociones. Práctica gestión de las emociones

Saber leer lo que sentimos y lo que sienten los demás nos dan la capacidad de transformar la emoción en acciones productivas para optimizar nuestra vida.

“Dentro de dos hora voy a impartir un curso, y claro: estoy nerviosa, bueno… nos son nervios… siento una mezcla de ilusión e incomodidad. Mi aparato digestivo está un poco revuelto, se ha generado como una alarma que recorre todo mi cuerpo diciendo: atención, atención. Tienes que concentrar y hacerlo bien.”

En este fragmento podemos ver claramente que la emoción que se evidencia es ansiedad o miedo escénico. El ser humano tiene la capacidad de adelantar acontecimientos y generar estos estados de entusiasmo e inquietud como en este caso, para ayudar a estar más concentrados cuando la situación lo requiere.

Las emociones son un hecho probado científicamente y pueden potenciarnos o limitarnos. Las básicas son: El miedo, la tristeza, la alegría/placer, la rabia y el afecto. Cada una tiene su función y todas son importantes. Nadie duda ya de la importancia que tienen las emociones en la capacidad de adaptación y en los procesos de aprendizaje. Por eso, las nuevas tendencias en educación apuestan por la enseñanza experimental y personalizada. Sin embargo, no siempre ha sido así, dar importancia a las emociones es algo nuevo: Hace pocos años, emocionarse no estaba bien visto.

Ahora, en un mundo donde el conocimiento está en una nube y al alcance de todo el mundo, dónde sólo hay que hacer un clic para acceder a él, tipos inteligencias como la emocional, la social o la espiritual son cada más necesarias para tener éxito en la vida.

Las emociones no se deberían negar, ni controlar, ni manipular. Son guías que nos avisan continuamente de situaciones que debemos atender. Cada emoción requiere un acción. Son como alarmas que nos avisan de necesidades no satisfechas. Nos ayudan a adaptarnos a las circunstancias y a cambiar las circunstancias.

Cuando nos embarga una emoción no podemos evitarla, sin embargo, si les damos la bienvenida, les ponemos nombre e intentamos averiguar que hacen de positivo por nosotros, tendremos la capacidad de gestionarla y la responsabilidad de elegir la forma más conveniente para que se transforme en una acción productiva. Si nos abrimos a las emociones seremos más listos y viviremos más apasionadamente.

Práctica sobre cómo gestionar una emoción  

1. Escucha tu cuerpo. Localiza la emoción en el cuerpo.

2. Dale la bienvenida  y deja que recorra tu cuerpo mientras haces respiraciones profundas.

3. Pregúntate que estás sintiendo.

4. Ponle nombre a la emoción o sentimiento.

5. Identifica tu sentimiento básico.

6. ¿Qué está tratando de decirte esa emoción?

7. ¿Qué necesitas?

8. ¿Qué vas a hacer con eso?

9.  Localiza algún otro sentimiento de amor, bondad, compasión…

10. Piensa como podrías transformar esa emoción en una acción productiva.

Co-creando juntas sobre la confianza

¿Confiamos en los demás?  Rosa María Pantaleoni

Mi entrañable amiga Rosamaría escribe un artículo en La Fada de sarriá inspirándose en un artículo de mi blog: La confianza: El valor que hace posible lo imposible

Cuando empiezo a escribir un artículo me digo : ¿Por qué en vez de escribir sobre cosas en las que todavía no estoy demasiado segura, ni se si las encontraran interesante no comparto con mis amigos de LA FADA algo que he leído y me ha gustado..? Es lo que me pasa hoy. Recuerdo un artículo muy bueno que ha escrito una amiga estupenda que tengo. Ah..! y además, es clienta mía de la Farmacia. Ella es una “crac” en el conocimiento humano, es profesora de “coaching” (no sabéis lo que me ha costado aprender esta palabra…!!) y quizás debido a esto, posee la gran capacidad de ayudar a la gente que lo necesita (que por desgracia es mucha). Una vez me dio una sesión de coaching y me impactó. Decía : “¿qué hacer para que nuestra mirada que anota lo negativo y lo positivo de cada circunstancia se que de con lo segundo?”. Hay que poner los medios adecuados para intentarlo, a pesar de los pesares. Es educarnos para que nuestra mirada se detenga mas en lo bueno que en lo malo. Bueno, ya me he despistado. En su artículo hablaba de la CONFIANZA. El valor que hace posible lo imposible. Pero..¿confianza en quién.? Pues en primer lugar, decía, en uno mismo y después en las personas que nos rodean. No digáis que no es bonito (aunque a veces arriesgado) confiar en los demás, en definitiva, confiar en la vida, porque todo ello nace de la esperanza y de la alegría de vivir. Puedes pensar que es difícil confiar, sin más, en la gente que te rodea, en los amigos. Y a lo mejor tienes razón, en el fondo el ser humano es inseguro, un poco “desconfiado”.. Pero quedémonos con lo mejor de la gente : ¿No es maravilloso confiar en la bondad del universo y en esta naturaleza humana que a veces cuestionamos ? Claro que es una opinión personal, pero la verdad – como dice mi amiga Lourdes – es que pertenecemos a algo extraordinario. Y no estamos solos. Si lo aceptamos, nuestra actitud ante la vida cambiará, se volverá más positiva y optimista. Si confías en la vida, confías en ti mismo, y si lo haces también confías en los demás, olvidas lo negativo y te quedas con lo mejor de aquella persona, que seguro que lo tiene. Te conviertes en alguien cada vez más libre. Esto nos hará más felices, nos llenará el corazón de esperanza y alegría y nos daremos cuenta de que esta alegría va aumentando y se hace cada vez más grande y hermosa. Pero siempre sin olvidar que hay de todo y pensando en mi profesión os diré, “como en Botica”. La vida es tan corta que hemos de procurar quedarnos con lo positivo, lo que nos hace desear confiar en nuestros amigos, ser generosos con ellos y saber dar sin esperar nada a cambio. Mi amiga lo explica mejor y con muchos más detalles. Lo mío sólo es un resumen, pero ya sabéis lo que pienso: LO BUENO SI BREVE DOS VECES BUENO.

Para leer artículo en el periódico clica aquí: La Fada de Sarriá

Muchas gracias Rosa

Entrevista a Lourdes P. Bouton en El Mundo

EXCELENCIA PROFESIONAL

‘ME EMOCIONO AL SENTIR LA BELLEZA INTERIOR DE LAS PERSONAS’

Vivimos en un mundo muy enfocado en el hacer y en lo material, necesitamos mirar en nuestro interior para saber quiénes somos, porqué estamos aquí
y hacia dónde queremos ir. En nuestro interior lo tenemos todo. De eso hablamos con Lourdes Pérez Bouton quien asegura emocionarse al sentir la bondad y belleza interior de las personas.

El coaching consiste en acompañar a la persona a encontrar una motivación que viene del interior, para que sean conscientes de su potencial y lo utilicen en su vida diaria. Dentro de nosotros con- viven nuestro mejor y nuestro peor yo. Nuestras creencias limitantes, miedos y bloqueos dan vida a la peor versión de nosotros mismos. Por eso la conexión con nuestra esencia permite que emerja nuestro mejor yo, ese ser esencial, libre y poderoso que sabe lo que quiere.

Licenciada en Filosofía y con una extensa formación en Coaching y liderazgo, ayuda a las personas a conectar con la fuerza interior que todos tenemos, una suerte de tesoro que nos coloca en la vía para alcanzar una vida plena. Con pasión y entrega ha creado su empresa Coaching Bouton alrededor de su propósito de vida, un proyecto que ayuda a las personas a vivir con autenticidad y a tomar las riendas de sus vidas. Van por las circunstancias e ir de víctimas. Se trata de ir a buscar lo que queremos y no esperar a que venga a nosotros, ser responsables de nuestros errores y aprovecharlos para crecer, y también poner en valor nuestros aciertos. Liderar también es adquirir un compromiso con un proyecto, poner el talento y las fortalezas para conseguirlo. De esta manera la vida adquiere un color y sentido especial que empuja a alcanzar los objetivos que se marcan.

Programas de transformación para empresas y colegios Coaching Bouton trabaja con grupos y equipos, principalmente en escuelas pero también con empresas. Imparte programas de transformación para la calidad educativa: Crecimiento personal, liderazgo y cohesión de grupos. Los talleres son experimentales, divertidos, con espacios para la reflexión y compartir lo aprendido. Los programas para la cohesión de grupo o teambuilding buscan que el equipo sea más e caz, creativo y disfruten más de su trabajo. Motivados tanto para estudiar como en sus vidas en general.

Lo más importante es que haya una buena relación de confianza entre padres e hijos. Hay dos formas de educar: a través del miedo o a través de la confianza. Si lo hacemos a través del miedo; quitando privilegios o castigando, es fácil que los jóvenes se amurallen y/o se rebelen, o se vuelvan sumisos. Sin embargo, si lo hacemos a través de la confianza, si logramos una relación sincera, íntima y basada en el respeto, obtendremos un vínculo fuerte en el que tiene lugar la autonomía, la responsabilidad y también los límites. Para ayudar a que esto ocurra se hacen sesiones de coaching a la familia con el objeto de crear una atmósfera de respeto, confianza e intimidad donde padres e hijos se apoyen y crezcan juntos.

En Coaching Bouton se realizan sesiones para jóvenes, adultos, padres, parejas y familias. Por otro lado, en el ámbito empresarial se hacen eventos de teambuilding, coaching de equipos y coaching y liderazgo ejecutivo.

Un líder es una persona que pone su talento y fortalezas al servicio de un propósito para aportar valor a su vida y al mundo. El coaching ayuda a los adolescentes a sentirse seguros de sí mismos y conscientes de su potencial.

¿Y qué es el liderazgo? Un líder no es una persona popular ni una persona que man-da, es una persona que ayuda, acompaña, inspira y motiva. El liderazgo no consiste en ser los primeros, sino en tener buen autoconocimiento y hacernos responsables de nuestra vida: Gestionar nuestras emociones, aceptar y enfrentarnos a las vicisitudes que nos depara la vida y aprovecharlas para crecer en lugar de dejarnos llevar por las circunstancias.

La adolescencia es una época muy importante en la cual están reafirmándose y definiéndose como individuos. Están abriéndose a la vida, y cuentan con innumerables recursos. Un proceso de coaching les ayuda a construir su auto- estima e identidad sobre sus fortalezas y valores. De manera que se sientan mas motivados para estudiar y en general en sus vidas.

Lo más importante es que haya una buena relación de confianza entre padres e hijos. Hay dos formas de educar: a través del miedo o a través de la confianza. Si lo hacemos a través del miedo; quitando privilegios o castigando, es fácil que los jóvenes se amurallen y/o se rebelen, o se vuelvan sumisos. Sin embargo, si lo hacemos a través de la confianza, si logramos una relación sincera, íntima y basada en el respeto, obtendremos un vínculo fuerte en el que tiene lugar la autonomía, la responsabilidad y también los límites. Para ayudar a que esto ocurra se hacen sesiones de coaching a la familia con el objeto de crear una atmósfera de respeto, confianza e intimidad donde padres e hijos se apoyen y crezcan juntos.

En Coaching Bouton se realizan sesiones para jóvenes, adultos, padres, parejas y familias. Por otro lado, en el ámbito empresarial se hacen eventos de teambuilding, coaching de equipos y coaching y liderazgo ejecutivo.

Lourdes Pérez Bouton

Experta en coaching y liderazgo

Más información www.coachingbouton.com

 

"La vuelta al cole"

Entrevista en La Vanguadia a Lourdes Bouton Vuelta al cole

La vuelta al colegio tras el descanso estival puede suponer un motivo de angustia para muchos niños y adolescentes que el coaching puede ayudar a resolver. De eso hemos hablado con Lourdes Pérez Bouton, responsable de Coaching Bouton.

¿Cuáles son las causas de que los adolescentes no se sientan bien en el colegio?
Los niños y los adolescentes sufren muchas veces una presión excesiva que procede de un sistema educativo que se basa en las notas y que procede de la mitad del siglo XVIII, cuando se buscaba “fabricar” personas en serie, calladas y que produjeran al ritmo de la revolución industrial. Ese concepto está superado y, sin embargo, son muchos padres los que rigen el rendimiento de los niños a partir de las notas.

Y no debería ser así…

En absoluto. Los adolescentes y los jóvenes tiene un potencial ilimitado que debemos potenciar y reforzar creando un entorno sano que les motive. Evaluar ese potencial solo por las notas que obtienen es absurdo cuando sabemos que no existe un solo tipo de inteligencia, sino que hay muchos tipos y una de las inteligencias más importantes es la emocional. Cada persona tiene un talento innato y es ese el que debemos potenciar.

¿Cómo se crea ese entorno sano del que habla?
A través de conceptos como el reconocimiento, el amor, la intimidad o la confianza. Debemos ser capaces de valorar y celebrar un comportamiento positivo o un esfuerzo, pero también de valorar su talento y de transmitir a nuestro hijo que confiamos en él pase lo que pase para ayudarle a reforzar sus fortalezas. Si logramos una relación sincera, íntima y basada en el respeto y la confianza entre padres e hijos tendremos un vínculo muy fuerte en el que tienen lugar la autonomía, la responsabilidad y también los límites. Pero esos límites que debemos marcar no tienen que ver con la culpa o la crítica, sino con la prevención de posibles riesgos o comportamientos tóxicos.

¿Cómo puede ayudar un proceso de coaching?
La adolescencia es una época muy importante en la cual los jóvenes se están definiendo y reafirmando como individuos. Se abren a la vida y cuentan con un montón de recursos, de modo que un proceso de coaching puede ayudarles a construir su autoestima, su identidad, sus valores y sus fortalezas. El coaching colabora a hallar sus tipos de inteligencia, sus talentos y habilidades, sus valores, el tipo de líder que son o sus propósitos de vida, pero también los miedos que limitan su crecimiento. Y en todo eso, el apoyo de un coach que dirija esa búsqueda es de mucha utilidad.

Y también para afrontar la vuelta al colegio con más seguridad…
A mi despacho llegan jóvenes desmotivados y muy desconectados de su esencia porque sienten que el colegio no les da los recursos necesarios para afrontar los problemas del día a día. Nuestro trabajo de coaching es lograr que esos jóvenes se sientan confiados, seguros de sí mismos y conscientes de su potencial, más allá de la obsolescencia del sistema educativo. Si lo conseguimos, tendremos personas capaces de gestionar de forma segura su relación no solo con el colegio, sino con la familia y la sociedad.

Enlace de la entevista a Lourdes Bouton directo a La vanguardia

5 consejos para aumentar la autoestima

La autoestima es mucho más que la valoración que hacemos de nosotros mismos, es saber que podemos tener una vida plena y con sentido, confiar en nuestras capacidades y fortalezas y saber que con ellas podremos hacer frente a los desafíos que nos depare la vida y sobre todo, confiar en que la vida puede ser apasionante.

La autoestima también tiene mucho que ver con lo cómodo que nos encontramos con nosotros mismos, con el saber estar a gusto sin tener a alguien al lado. Con tener nuestras necesidades emocionales básicas satisfechas. Si no fuera así, tenderemos a buscar aprobación y reconocimiento en lugar de compartir emociones y experiencias. Y las relaciones no serán satisfactorias ya que se basarán en llenar un vacío emocional.

Además de valorarnos y estar bien con nosotros mismos, una autoestima sana pasa por respetarnos y querernos. Ser auténticos y no tener miedo a mostrarnos como somos, son señales de que tenemos una autoestima sana, ya que nos aceptamos tal como somos sin disimular los que sentimos ni lo que queremos.

Tener una autoestima satisfactoria conlleva pasar por un proceso de autoconocimiento y aceptación de uno mismo. Para ello es muy importante: saber quienes somos, lo que queremos, saber ser asertivos para hacernos respetar y defender nuestros derechos, reconocer y gestionar las emociones, no compararnos con los demás, comprometernos y esforzarnos con aquello que nos hace feliz.

 

Cinco consejos para tener una autoestima sana

1.Respétate a ti mismo y no permitas que nadie te falte el respeto o te haga de menos. Si te respetas a ti mismo, no dejarás que nadie te falte el respeto. A veces por evitar el conflicto, por querer complacer o por miedo a la pérdida de una pareja de la que se es dependiente emocionalmente, dejamos que eso ocurra y el resultado es un prejuicio para nuestra autoestima.

Sabrás si te han menospreciado porque sentirás que algo no va bien. Puede fluctuar desde sentir un poco de incomodidad hasta el maltrato psicológico o físico.

Nada tiene que ver con tomarte las cosas personalmente e imaginar cosas que no son reales, sino con una falta de respeto real. Cuando esto ha ocurrido puede suceder que tu cuerpo se paralice, no reaccione y lo dejes pasar. Es importante atender esa emoción y poner límites de una manera asertiva para que no se convierta en una emoción tóxica como la ansiedad.

2. Haz ejercicio y cuida tu alimentación: Como cuidas y mimas tu cuerpo es otro forma de poder evaluar cuanto te quieres. Es bien conocido el extraordinario efecto que tiene hacer ejercicio físico en nuestro cuerpo y mente, y como contribuye a nuestro bienestar. Cuando hacemos ejercicio, hay unos neurotransmisores que riegan nuestro cuerpo de bienestar: la dopamina y la norepinefrina. Hacer ejercicio, meditar, escuchar y cuidar nuestro cuerpo, es imprescindible para tener una autoestima sana, si no lo hacemos, nuestro cuerpo que es muy sabio, nos hará parar de una forma u otra.

3. No te compares con los demás: Cuidado con la envidia ya que es una emoción tóxica que puede mermar tu energía y ser un obstáculo para tu camino. Céntrate en ti, en tu grandeza, en saber cuales son tus valores, fortalezas, talentos, enfócate en tu propósito de vida, en imaginar tus sueños, en visualizarlos, sentirlos y en felicitar el éxito de otras personas. Siempre hay motivos para estar feliz y para estar triste. Tu escoges con que actitud quieres estar en el mundo. Las ganas y la pasión nos haces ser más creativos. No se trata de ver el vaso lleno o medio vacío sino de ver vasos vacíos y preguntarte como los puedes llenar. Como dijo en un curso Richard Bandler padre del PNL ¿Cuánto placer eres capaz de aguantar?. Imagina con cuantos proyectos nuevos vas a llenar el vaso? ¿A cuantas personas interesante nuevas puedes conocer? ¿Cuantos lugares hermosos vas a visitar?

4. Reconoce y gestiona tus emociones: Es importante ser congruentes con lo que sentimos, pensamos y hacemos. Por eso cuando sintamos una emoción hay que reconocerla y gestionarla. Ignorar las emociones es negarnos a nosotros mismos ya que son como alarmas que nos avisan a cada momento de nuestro estado emocional y que hemos de atender. Cada emoción requiere una acción. Y eso nos ayudará a ser congruentes con lo que sentimos, pensamos y hacemos.

5. Comprométete con tu vida: ¿Qué compromiso tienes contigo mismo para luchar por lo que quieres? Los seres humanos necesitamos aprender, y nuestra esencia necesita retos para vivir en plenitud.

Veo jóvenes con poca tolerancia al esfuerzo que pagan un alto precio, ya que al no estudiar y suspender muchas asignaturas tienen la autoestima “por los suelos”.

Vivir en plenitud no tiene nada que ver con vivir una vida cómoda y rutinaria, sino con llevar una vida que valoramos y con sentido. Una vida que aporte valor a nuestra vida y a nuestro entorno. Cuando nos compremetemos con un reto, aunque muchas veces sea duro, los aprendizajes y los logros, pueden ser tan emocionantes, que nos pueden hacer sentir como si hubiésemos subido y bajado del Himalaya o algo similar.

¿Sabes enfadarte?

La rabia es la emoción que nos otorga la energía para defendernos ante los peligros y poner límites

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”. Aristóteles

La rabia es una de las emociones auténticas del ser humano y, nos guste o no, recorre nuestro cuerpo cuando tenemos una experiencia desagradable o cuando un valor ha sido transgredido y debemos hacer algo al respecto. No podemos evitar sentirla y debemos atenderla, ya que nos plantea acciones o problemas que debemos resolver. Todas las emociones nos hacen más listos y conscientes incluso la rabia. Son como alarmas que nos avisan de situaciones que tenemos que atender y gestionar. Si no lo hacemos, se pueden convertir en emociones tóxicas. 

Como la rabia no posee buena fama, muchas veces no la escuchamos ni la atendemos, e incluso la encubrimos con otras emociones sustitutivas como: falsa alegría, ansiedad, falsa tristeza, o culpa. La rabia, sin embargo, es tan necesaria y auténtica como las demás emociones y sirve para: otorgarnos la energía y el poder necesario para decir “no”,  impedir que alguien se aproveche de nosotros, y ser auténticos y coherentes con nuestros valores y propósito de vida. En definitiva, nos ayuda ser asertivos y mantener una autoestima sana. 

Identificación y gestión de la rabia

Para ello lo primero y más importante es identificar lo que sentimos. Lo segundo reflexionar sobre el límite o valor transgredido y filtrar la emoción por nuestra mente para decidir como vamos a atenderla.

Una vez hemos decidido que hacer con esa emoción, el paso siguiente es pasar la acción. Gestionar el conflicto hablando de una forma asertiva con la persona que nos infringió el dolor, sin agraviar, sin agresividad y sin negatividad. Después hacer peticiones concretas desde la necesidad no satisfecha o valor transgredido. 

¿Saber enfadarte con tu hijo?

La rabia es la emoción que nos otorga el poder y la energía para poner límites a nuestros hijos

Poner límites es utilizar el rango que tenemos como padres aprovechando la energía de la rabia para marcar un límite. Es poner una barrera invisible a un lugar donde no se debe ir, ya que podría ser perjudicial para nuestro hijo. Poner límites no tiene nada que ver con culpar o criticar, ni tampoco con demostrar quién manda, sino con prevenir de los posibles riesgos y comportamientos tóxicos o destructivos.
Para poner límites a tu hijo es necesario gestionar la rabia, coger la energía útil y desechar la inútil. Limpiar la rabia de cualquier ápice de resentimiento o culpa. Incluso es saludable dar un beso o decirle a tu hijo que le quieres al poco rato del enfado. El fin es educar, ayudarles a desarrollar su potencial cortando un camino que puede ser perjudicial para él, no culpabilizar.

Cinco consejos para poner límites a tu hijo desde el amor

  1. No dejes que tu hijo tome el mando de la casa: necesita límites lógicos y claros, si no es así, se sentirá perdido y/o angustiado, ya que aunque se salga con la suya, es muy joven para tomar decisiones trascendentales. Es más, se puede sentir huérfano, ya que los padres no está ejerciendo como tales.
  2. Enfádate sólo cuando realmente sea necesariono podemos abusar del rango que tenemos como padres: si lo utilizamos constantemente y por cuestiones que no son realmente necesarias con excesivas críticas o consejos, el adolescente se aislará, ya que pensará que haga lo que haga nunca hace nada bien.
  3. Déjale espacio para que experimente el mismos su aprendizaje y desarrolle su propia personalidad: si nos adelantamos innecesariamente al aprendizaje que tiene que experimentar en relación a su edad, le estamos sobreprotegiendo e invadiendo su espacio. Y por lo tanto impidiendo que desarrolle su potencial. Además conlleva estrés y desgaste emocional.
  4. No prolongues el enfado en el tiempo: es un gran error permanecer días o semanas enfadado, no se trata de hacer un pulso emocional o de abusar de nuestro rango como padres.
  5. Cuando hagas una crítica, no te dirijas a él, sino a su comportamiento. La crítica tiene que ser constructiva y sin negatividad.